Movilidad Activa y Zonas de Bajas Emisiones (ZBE)

Artículo de

escrito el

Comparte!

¿Qué es la #Movilidad Activa? Y La ciudad de los 15 minutos. ¿Qué son las Zonas de Bajas emisiones #ZBEs? Y los PMUs. Todos estos conceptos no son nuevos, pero con la última Normativa incorporada a raíz de la Ley 7/2021 de Cambio Climático y Transición Energética, están tomando auge. Otros de ellos llevan ya mucho tiempo en las mentes de los más concienciados hacia una Movilidad Sostenible. Nos ponemos a analizarlos y resumir lo principal de la última Normativa al respecto.

MOVILIDAD ACTIVA

La Movilidad en la que se aumentan las oportunidades para el peatón y se fomenta la bicicleta para que sea utilizada como medio de transporte habitual (lo que también repercute en la salud de los ciudadanos).

CIUDAD 15 MINUTOS

Promueve la reconfiguración de los barrios de manera que nadie tenga que desplazarse más de un cuarto de hora desde su casa para poder acceder a cualquier servicio básico. Ya se está implementando en París, Barcelona o Melbourne.

ZONAS DE BAJAS EMISIONES (ZBEs) y DISTINTIVO AMBIENTAL

A estas alturas quizá todavía cabía preguntarnos qué son las ZBEs. De acuerdo con el artículo 14.3 de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, una Zona de Bajas Emisiones es un área ó un ámbito territorial en el que se aplican restricciones de acceso, circulación y estacionamiento de vehículos para mejorar la calidad del aire y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, conforme a la clasificación de los vehículos por su nivel de emisiones de acuerdo con lo establecido en el Reglamento General de Vehículos vigente.

La implantación de estas ZBE debe atender a dos objetivos principales:

  • Mejorar la calidad del aire.
  • Mitigar el cambio climático.

Adicionalmente, las medidas asociadas al cumplimiento de esos objetivos deberían redundar en:

  • El cumplimiento de los objetivos de calidad acústica.
  • El impulso del cambio modal hacia modos de transporte más sostenibles.
  • La promoción de la eficiencia energética en el uso de los medios de transporte.

Para reducir la contaminación atmosférica las limitaciones al tráfico en vehículos particulares más contaminantes tienen que venir acompañada de otros elementos que los municipios deben incluir en su planificación, entre otros: teletrabajo, vehículo compartido, uso de los medios no motorizados y transporte público colectivo con una calidad y servicio que permitan atraer a más usuarios.

¿Por qué ZBE en el centro de las ciudades? Básicamente porque la acumulación de edificios y superficies asfaltadas reduce la dispersión atmosférica de los contaminantes y causa efectos como la isla de calor que redundan en impactos sobre la salud de las personas. Las ZBE deben de estar señalizadas correctamente, para que el conductor que circula por las ciudades sepa si está entrando en esta área con restricciones. La DGT ha aprobado el diseño homogéneo para todos los municipios, que prohíbe la circulación de los vehículos que no dispongan del distintivo ambiental indicado en la parte inferior de la señal. distintivo, podrán entrar en el área limitada.

Para establecer las restricciones de acceso a las Zonas de Bajas Emisiones debe utilizarse el distintivo ambiental de la Dirección General de Tráfico, cuyo objetivo es discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente y ser un instrumento eficaz al servicio de las políticas municipales. En las ZBE, cuando se establecen limitaciones por etiquetado de vehículos, los consistorios deben contemplar un tratamiento distinto para colectivos como taxis, servicios de vehículos con alquiler de conductor (VTC), vehículos profesionales de reparto de mercancías y vehículos de personas con movilidad reducida (PMR) o discapacidad reconocida. La señal de la ZBE indicará qué vehículos, según su distintivo, podrán entrar en el área limitada:

La Ley 7/2021, de 20 de mayo, de cambio climático y transición energética(2) establecía la adopción, antes de 2023, de planes de movilidad urbana sostenible (PMUS) por parte de los municipios de más de 50.000 habitantes y los territorios insulares. En ellos se debían incorporar medidas de mitigación para reducir las emisiones derivadas de la movilidad incluyendo, entre otros elementos, el establecimiento de zonas de bajas emisiones (ZBE). Esta previsión se concreta en el Real Decreto 1052/2022, de 27 de diciembre, por el que se regulan las zonas de bajas emisiones(3).

Según los últimos datos facilitados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), nueve de cada diez personas en el mundo respiran aire altamente contaminado. Por su parte, la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) estima en más de 20.000 las muertes prematuras en España al año, a causa de la mala calidad del aire atribuibles a los niveles de óxidos de nitrógeno (NOx), ozono (O3) y partículas en suspensión inferiores a 2,5 μm (PM2.5).

En España, casi todas las capitales de provincia presentan datos de calidad del aire que incumplen valores guía de las Directrices sobre calidad del aire de la OMS.

El establecimiento de las ZBE, en las que se prevé la limitación del acceso, la circulación y el estacionamiento a los vehículos más contaminantes, contribuirá al cumplimiento de los objetivos en materia de calidad del aire y cambio climático, además de favorecer la mejora de la calidad acústica.

Para facilitar el desarrollo de las ZBE, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha elaborado unas «Directrices para la creación de zonas de bajas emisiones», presentadas en noviembre de 2021. Estas directrices, elaboradas con la colaboración de la Federación Española de Municipios y Provincias, se han convertido en el documento guía básico para el desarrollo de las ZBE, por parte de las entidades locales.

La implantación de ZBE ofrece una gran oportunidad para favorecer la capacidad de adaptación urbana a los impactos del cambio climático, a través de intervenciones en el espacio físico liberado del uso circulatorio que ayuden a combatir el efecto de isla de calor, mejoren la permeabilidad del suelo y favorezcan la «renaturalización», la conectividad natural y la mejora de la biodiversidad urbana, en línea con el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático 2021-2030.

El diseño de ZBE podrá considerar zonas de especial sensibilidad destinadas a proteger a los sectores más vulnerables de la población, incluida la población infantil, de los impactos sobre la salud derivados de la circulación de vehículos motorizados por sus inmediaciones. El diseño de dichas zonas de especial sensibilidad incluirá requisitos y medidas de reducción de emisiones más exigentes que los que se establezcan en la zona principal. Se garantizará, para estos sectores de la población, el acceso a estas zonas y el uso seguro y saludable a las mismas.

Estas zonas de especial sensibilidad se establecerán prioritariamente en las proximidades de equipamientos escolares, sanitarios, hospitalarios y de residencias de ancianos. Se velará porque estas zonas se integren en el proyecto de ZBE, aun cuando tengan carácter discontinuo con respecto a la ZBE principal.

El proyecto de ZBE deberá revisarse, al menos, a los tres años de su establecimiento y, posteriormente, al menos, cada cuatro años, con el fin de garantizar que se están alcanzando los objetivos planteados en el Proyecto. Las ZBE establecidas con fecha anterior a la entrada en vigor del real decreto deberán revisarse con el fin de adecuarse al mismo, en un plazo máximo de 18 meses desde dicha entrada en vigor y posteriormente, cada cuatro años.


Comparte!